Cultura

¿Quién cometió 10 asesinatos hace 2.000 años en un islote deshabitado?

0

Dos arqueólogos independientes y las universidades de Upsala, Cranfield, Estocolmo, Oxford y Complutense buscan una respuesta al crimen múltiple de la mallorquina Sa Galera

El islote de Sa Galera se extiende a 170 metros de distancia de la línea de costa de la ciudad de Palma de Mallorca. Ocupa unos 1.800 metros cuadrados (la cuarta parte de un campo de fútbol) y nunca ha sido habitado por humanos, aunque muchas culturas lo han pisado. Sin embargo, oculta enigmas que traen de cabeza a los arqueólogos Ramón Martín y José Argüello que, desde 2012, lo han excavado junto a 80 voluntarios. Algunas de las interrogantes de esta planicie de roca ya han sido resueltas, pero otras continúan en el aire: ¿por qué y quién fue responsable de la muerte violenta de diez personas en la isla y las tiró a diferentes oquedades hace 2.000 años? ¿Por qué asesinaron a dos mujeres embarazadas? ¿A quien correspondía el cadáver del hombre rico? Ahora, el equipo investigador de Sa Galera y las universidades de Cranfield, Upsala, Estocolmo, Oxford y Complutense de Madrid buscan en la genética una respuesta. De momento, los especialistas ya han logrado reconstruir el rostro de uno de dos de los desdichados. Las investigaciones se alargarán hasta 2024.

Los primeros hallazgos datan de 1967 por parte del arqueólogo Lluis Plantalamor, pero no fue hasta 2012 cuando se realizaron de una manera más planificada y permitieron sacar a la  luz los restos de una pequeña estructura funeraria calcolítica (entre 2000 y 2200 años antes de nuestra era), además de 65 fragmentos de cerámica de ese periodo. Los cartagineses arribaron al islote entre los siglos IV y III antes de nuestra era, cuando excavaron un sistema de cisternas rituales y canalizaciones y un templo de unos 5 por 5 metros para crear un espacio sagrado. En la edificación se emplearon grandes sillares, de hasta 120 centímetros de longitud y 70 de ancho, que se extrajeron de la misma isla (la cantera es visible hoy en día). El edificio alcanzó los cuatro metros de altura y se veía desde cualquier punto de la bahía de Palma.

Antes de la Segunda Guerra Púnica entre cartagineses y romanos (218-201), el templo fue rodeado de una construcción más grande de 10 por 10 metros, y durante esa contienda fue objeto de dos destrucciones. Primero sufrió un incendio, pero fue reconstruido por los baleares. Finalmente, fue arrasado por los romanos, como demuestra el hallazgo de una punta de escorpión (proyectil), disparada desde un barco de guerra. De esa época se han hallado gran cantidad de cerámicas púnicas, íberas, norteafricanas e itálicas, que corresponden a ofrendas en el templo: ocho monedas, platos de pescado, cuencos, jarritas y un askos [especie de jarrón] ebusitano. Casi todo, del siglo II a. de C., incluido un esqueleto dentro de una sepultura. Su buen estado de conservación permite saber que se trataba de un hombre bien alimentado y posiblemente rico, de 1,65 metros de altura y de entre 35 y 40 años de edad. Se ha reconstruido su busto.

El templo estuvo en uso hasta la conquista romana de Mallorca en el 123 a.C por el cónsul Cecilio Metelo. Y eso que los cartagineses y sus aliados baleáricos (eran sus honderos mercenarios) habían construido una muralla y un torreón en torno al edificio para defenderlo y para proteger el puerto de la costa.

En el siglo I, con Hispania ya sometida a la bota de Roma, alguien abandona los 10 cuerpos. Entre ellos una chica de 22 años, boca abajo y embarazada de nueve meses o con el bebé recién nacido. El estudio antropológico indica que podría ser mestiza (negroide subsahariana y caucásica), algo que se confirmará con análisis de ADN. Su rostro se ha recuperado gracias al trabajo de los antropólogos y artistas plásticos. “Está claro”, señala Argüello, “que sufrieron una muerte en extrañas circunstancias porque sus cuerpos fueron abandonados de cualquier forma”. ¿La cuestión es por qué?. La posibilidad de que sus muertes fueran producto de un ritual es escasa y la investigación continúa”.

Hasta el momento se han recuperado y restaurado más 200 piezas metálicas y cerámicas de esa época. El islote no fue vuelto a pisar por nadie durante más de mil años, hasta la Edad Media, de la que se han encontrado algunos materiales. En la Edad Contemporánea, la cercanía a un matadero y sus consiguientes olores y desperdicios hizo que no fuera urbanizado. En el siglo XX, solo los militares lo utilizaron como campo de tiro. Desconocían que estaban bombardeando un yacimiento de 4.000 años frente a las costas de Palma, al tiempo que permitían que el islote se librase de la salvaje ocupación urbanística de los años 60 y 70, y llegase así, casi intacto, hasta nuestros días. Con misterio incluido. 

 

Inauguración olvidable con los zombis de Jim Jarmusch

Previous article

“Siempre escribes de tus obsesiones”

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cultura