Cultura

Los Oscar al montaje y la fotografía se entregarán durante la publicidad

0

Cineastas como Guillermo del Toro critican la decisión de la Academia de Hollywood

El premio al corto de ficción, donde compite ‘Madre’ de Sorogoyen, también será relegado

La Academía de Hollywood se está acostumbrando a las polémicas. O a las decisiones equivocadas, según dirían sus críticos. La institución ya anunció hace tiempo que, para reducir la duración de la gala de los Oscar, cuya audiencia televisiva registró su peor dato en 2018, algunos premios serían entregados durante los anuncios publicitarios. Pero su presidente, John Bailey, ha desvelado ahora las categorías excluidas: mejor montaje, fotografía, maquillaje y peluquería y corto de ficción. Acto seguido, el triunfador del año pasado, Guillermo del Toro, lanzó en Twitter: “Fotografía y montaje están en el corazón de nuestra creación. No son heredadas de la tradición teatral o literaria: representan el cine mismo”. Y Alfonso Cuarón, favorito este año con Roma, escribió: “En la historia del cine, se han visto obras maestras sin sonido, color, guion, actores o música. No ha existido ni un solo filme jamás sin fotografía y montaje”. La decisión de la Academia, por otro lado, dejará fuera de los focos una eventual victoria del español Rodrigo Sorogoyen, que compite con Madre al Oscar al mejor corto de ficción en la ceremonia del próximo 24 de febrero.

Aun así, la institución garantiza que el público podrá seguir la gala incluso durante la publicidad, que estos premios sí serán emitidos en streaming, en Oscar.com y en la web de ABC, y que los discursos de agradecimiento de los ganadores ocultos serán retransmitidos “más tarde”. Bailey también ha explicado que las categorías irán rotando y que, el año próximo, serán otros cuatro (o hasta seis) apartados distintos los que se entreguen durante los anuncios. El presidente de la Academia también es miembro del comité de los directores de fotografía de la institución, y aseguró que el suyo y cinco grupos profesionales más de los 17 totales se ofrecieron voluntarios para ser apartados de los focos. De ahí salieron los cuatro elegidos. Algún experto de EE UU insinuó sin embargo en Twitter otra razón: se trata de categorías donde el grupo Disney-ABC (la cadena emisora de la gala) no tiene nominaciones.

El pasado agosto, la Academia aprobó un plan con el que se comprometía a evitar que la gala superara las tres horas. Entre otras ideas, los Oscar también barajaron la posibilidad de que solo dos de las cinco nominadas a mejor canción (Shallow, de Ha nacido una estrella y All The Stars, de Black Panther) fueran interpretadas en directo durante la gala. Finalmente, ante otro estallido polémico, la propuesta fue modificada: todos los temas sonarán en la ceremonia, aunque con una duración máxima de 90 segundos.

Apenas un mes duró otra decisión muy criticada de la Academia: el 8 de agosto anunció que a partir de este año entregaría un Oscar al filme más popular, en otro intento evidente de conectar más con el público; el 7 de septiembre, tras una avalancha de críticas, la institución reculó y canceló su ocurrencia, a la espera de reflexionar más sobre ella de cara a 2020. Finalmente, las propias nominaciones mostraron, al menos este año, la inutilidad de la nueva categoría: tres de las candidatas a mejor película, Black Panther, Bohemian Rhapsody y Ha nacido una estrella, son, respectivamente la segunda, séptima y 21ª obras más vistas de 2018 en el mundo.

En su año quizás más desafortunado, los Oscar también perdieron a su presentador, Kevin Hart, en el espacio de tan solo dos días. El cómico fue puesto al frente de la 91ª gala el 5 de diciembre y renunció el 7: porque, entretanto, cientos de internautas rescataron antiguos tuits homófobos del creador, como uno de 2011 en el que decía que si se hubiera encontrado a su hijo jugando con la casa de muñecas de su hija se la habría roto en la cabeza y le hubiera explicado que no lo hiciera porque era algo “gay”. Finalmente, la Academia decidió que la gala no tendría presentador, sino que se alternarían muchas estrellas del cine en el escenario.

“Las maneras de ver los Oscar están cambiando rápidamente en nuestro mundo multimedia y nuestro show también tiene que evolucionar. Los premios de la Academia honoran a los mejores cineastas y películas. Es un espectáculo internacional, lleno de emoción y —esperamos— de discursos emotivos. Este año, también contaremos con Gustavo Dudamel y la Filarmónica de Los Ángeles, que tocarán durante el In Memoriam”, agrega Bailey en una carta que envió a todos los miembros de la institución. El presidente termina su misiva con un entusiasta “¡abrochaos el cinturón!”, que alude a las emociones de la gala. Tal vez algunos académicos le hagan caso, pero por otra razón: ya están hartos de turbulencias.

Los nuevos mafiosos de 15 años

Previous article

Los cortometrajes en Berlín hablan español

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cultura