Cultura

Excalibur en tiempos del Brexit

0

¿Cuánto tiempo hacía que no aparecía una película para el público infantil y juvenil con legítimo (y clásico) sentido de la aventura?

Cuando Attack the Block (2011), primer largometraje del británico Joe Cornish, llegó a las pantallas, no había ningún riesgo de confundirla con una de esas películas que consideran el cine para adolescentes de los ochenta como un paraíso perdido y el sello Amblin como algo parecido a un dogma de fe: su mirada, afecta a la crispación social de las zonas marginales, dejaba claro que suburbio no significa lo mismo en el sur de Londres que en el sur de California.

Segundo largometraje que se ha hecho esperar tras el flirteo del cineasta con el universo blockbuster –participó en el guion de Ant-Man (2015) y estuvo a punto de dirigir Star Trek: más allá (2016)-, El niño que pudo ser rey inspira una pregunta impertinente: en un presente en que el cine destinado al espectador infantil y juvenil domina el mercado, ¿cuánto tiempo hacía que no veíamos una (buena) película que no fuera redundancia del legado Amblin o formularia adaptación de una no menos formularia saga editorial de consumo? ¿Cuánto tiempo hacía, en definitiva, que no aparecía una película con legítimo (y clásico) sentido de la aventura?

Con su recreación de los mitos artúricos a vista adolescente en la Inglaterra del Brexit, la película de Cornish se parece más a Los héroes del tiempo (1981) que a Los Goonies (1985). Es un trabajo que no renuncia a la amargura –la historia del padre-, que integra chispeante sentido del humor –el Merlín que encarna Angus Imri como si fuera el hermano menor de Eddie Redmayne- y ocasionales destellos poéticos –el encuentro con los ponys bajo la luz del crepúsculo- y al que, acaso, solo se le podría reprochar cierta carencia de impronta creativa en su imaginario. Si Cornish tuviese un poco más del primer Gilliam, esta película notable hubiese sido irrebatible.

Hacer un trío

Previous article

Intenso saqueo juvenil

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cultura